La experiencia de ser maestro va más allá del salón de clases, la alegría trasciende al punto que la convivencia se convierte en grandes momentos en la vida de cada alumno.